Están borrando las huellas del origen del coronavirus

Oficialmente, el virus se detectó por primera vez en Wuhan a finales de 2019, específicamente sobre el mes de diciembre, y desde entonces se ha extendido por todo el mundo. Entre los expertos científicos la teoría sobre su origen sigue siendo que el Covid-19 saltó a los humanos desde un huésped animal en un evento natural.

En enero 2020 un equipo de científicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) viajó a China para estudiar el origen de la enfermedad que azotaba el mundo. Aquella misión provocó un gran revuelo tanto por las dificultades que encontró para realizar su trabajo por parte del Gobierno asiático, del que se sospechó entonces que ocultaba datos, como por una de las cuatro hipótesis que lanzaron tras estudiar la información disponible: que el coronavirus hubiese escapado de un laboratorio que trabajara con virus animales.

La disputa entre Australia y China en 2020 por el origen del covid-19 que amenazó con provocar un «divorcio económico» entre los dos países.

Un detonante de la escalada actual lo podemos encontrar en que Australia pidió que se abriera una investigación internacional independiente sobre los orígenes del nuevo coronavirus, algo que también había solicitado Estados Unidos.

Ese reclamo enfureció a Pekín, que respondió unos días después prohibiendo la importación de algunos procesadores de carne de res de Australia.

Después impuso aranceles del 80% a la cebada australiana, asegurando que el producto había incumplido las normas comerciales.

En mayo de 2021 el Gobierno chino, a través del portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, rechazó el llamado del presidente estadounidense Joe Biden a sus servicios de Inteligencia para investigar los orígenes del virus.

El Gobierno chino cuestionó la historia, emitida por la comunidad de Inteligencia de Estados Unidos, de que el virus Covid-19 podría haber surgido en un laboratorio de Wuhan y acusó a la Administración de Joe Biden de intentar politizar la situación para desviar la atención sobre su responsabilidad por la alta tasa de muertes en la Unión Americana. 

En marzo de 2021, la OMS dio a conocer el resultado de una investigación desarrollada en conjunto con científicos chinos sobre el origen del virus Covid-19. En las conclusiones el organismo señala que es “extremadamente improbable” que el virus hubiese surgido en un laboratorio, pero algunos países, entre ellos Estados Unidos, expresaron preocupación en torno a la forma en la que la misión llevó a cabo la labor. 

El COVID hizo que muchas enfermedades casi desaparecieran de los hospitales

Ya en junio de 2020, la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) realizó una amplia encuesta en más de un centenar de países y se encontró con que el 78,8% de hospitales detectaron una reducción del número de pacientes con infarto del miocardio. En España, concretamente, las cifras cayeron a casi la mitad. La estadística ya es espeluznante porque nos hace preguntarnos qué pasó con todos esos pacientes que no llegaron a la puerta de urgencias

Abrir chat