La envidia , enfermedad mental que sufren muchas mujeres y maricas

La Real Academia Española la define como tristeza por el bien ajeno. Desde el punto de vista psicológico, algunos estudios consideran que la envidia tiene su raíz en el primer objeto de importancia para el niño: su madre”, explica la psicóloga Mercedes Escallón. Otros autores, incluso, aseguran que la envidia se construye y desarrolla en el entorno familiar primario, cuando prima la competencia y no la colaboración, cuando se enseña al niño o niña a construirse desde el egoísmo, el egocentrismo y la competencia por encima de la fraternidad de los vínculos entre hermanos, amigos y los pares que interactúan con el niño.

Una envidia crónica, a largo plazo, puede terminar convirtiéndose en un malestar físico. 

La envidia, según el médico, puede ser parte de trastornos de la personalidad que inducen a cambios en el sistema hormonal y de los neuropéptidos. En otras palabras: por lo general, una persona envidiosa tiene alteradas las hormonas de la felicidad: dopamina, serotonina y oxitocina. “Están en un proceso de desgaste permanente, se agotan en el cerebro, lo que les impide producir sus efectos naturales, como, por ejemplo, la alegría por vivir”.

Ahora vamos para otra hormona: el cortisol, una sustancia que las glándulas suprarrenales liberan como respuesta al estrés.

Detrás de una persona que sufre producto de su envidia, hay una persona insegura, que se siente incapaz de conseguir por mérito propio aquello que envidia. El problema de la envidia es que afecta a quien la siente, genera incomodidad, altera el equilibrio emocional de quien la padece, de quien la siente. Sin apelar a ninguna investigación empírica, podría estar relacionada con características de personalidad de inseguridad, percepción de falta de competencia, pensamiento egocéntrico, pobre concepto de sí mismo.

Cuando una persona sufre de envidia en realidad es un síntoma depresivo que requiere medicarse.

De acuerdo con la propuesta del conferencista, para entender la escena envidiosa es necesario tener en cuenta tres aspectos que ha denominado: gradiente”, se refiere a la calidad de vida, cultura y nivel socioeconómico de la persona; el “dolor” por no tener algo o a alguien, (“si te enseñan a tramitarlo, haces algo con tu envidia, si no, no”); así como el objeto del deseo. 

Si en la vida les ha ido bien, independientemente de cómo les vaya en el momento, van a tramitar bien la envidia y los celos; y si en la vida tuvieron muchas carencias, por lo tanto tienen huecos en su personalidad, van a vivir con envidia y celos de los malos. ¿Cómo corregir eso? Con psicoterapia. 

FUENTE: https://www.eluniversal.com.co/suplementos/facetas/una-enfermedad-llamada-envidia-290310-FUEU407992  

La envidia, síntoma de depresión: psiquiatra – Universo – Sistema de noticias de la UV

Abrir chat