Cómo funcionan las guerras hacker entre gobiernos

En estos momentos se está librando una guerra entre los gobiernos del mundo y los ‘hackers‘. Una guerra silenciosa en la que nadie es inocente. Unos y otros espían, atacan instalaciones críticas, roban datos… En esta lucha, los ciberdelincuentes van ganando la batalla. No es extraño: muchos son antiguos agentes que se han pasado al lado oscuro. 

Una guerra mundial entre hackers y gobiernos, pero que a otro nivel también enfrenta a regímenes autoritarios contra países democráticos. Una guerra en la que nadie es inocente; y que las potencias occidentales, por primera vez, están perdiendo.

Estados Unidos, en ‘shock’.El reciente ataque a Colonial paralizó uno de los grandes oleoductos del país y desató el pánico, con colas en las gasolineras. Antes de la pandemia, la instalación era vigilada in situ por los trabajadores. Ahora, con la COVID, trabajan en remoto y los ‘hackers’ no han perdido el tiempo.

La empresa Colonial Pipeline vio como los piratas informáticos inutilizaban casi 9000 kilómetros de sus tuberías, desde Texas a Nueva York, cerrando el grifo de un tercio del crudo que consumen los norteamericanos.

Los piratas se apoderan del sistema de la compañía, encriptan sus datos y le venden una herramienta para desencriptarlos. DarkSide lo hace, además, con una mentalidad empresarial. «Nuestro objetivo es hacer dinero, no crear problemas para la sociedad», aseguraban en una nota de prensa. Hacen un estudio de mercado previo y solo atacan, dicen, a quien puede asumir el rescate. Ofrecen un canal de atención al cliente (la víctima), servicio posventa y descuentos por pagar con rapidez. Prometen no atacar hospitales y colegios; y donan una parte (ínfima) del botín a organizaciones benéficas. ¿Robin Hood? Más bien una estrategia cínica de marketing.

FUENTE: https://www.abc.es/xlsemanal/a-fondo/hackers-ataques-gobiernos-fbi-ciberdelincuentes-robar-datos.html?ref=https%3A%2F%2Fwww.google.com%2F

Abrir chat